¡lluvia de millones!

LA "IMPARCIALIDAD" SEGÚN CARLOS BASOMBRÍO

¿POR QUÉ LA UNIÓN CIVIL SE PUBLICITA MÁS?

Hoja de ruta para disidentes

Educador, hijo, hermano, amigo.

ALDO LLANOS MARÍN

Publicado: 2015-04-21

Este 14 de abril la comisión de justicia y derechos humanos del Congreso de la República no aceptó el pedido de reconsideración presentado por Carlos Bruce a favor del proyecto de ley de Unión Civil. Con esta votación, este proyecto ha sido archivado definitivamente y aunque esta noticia significara un respiro en medio de esta lucha, sin embargo ha dejado muchas interrogantes en todxs lxs que disentimos de ese proyecto. 

¿Por qué la Unión Civil se publicita más? Casi todos los medios de comunicación de línea editorial de izquierda (La República, Diario Uno, Diario 16) y de derecha liberal (Perú 21 como abanderada pro gay en la prensa escrita del grupo El Comercio así como Canal N y América Televisión en su rubro), dan una multicolor y desproporcionada cobertura al tema aunque gente como Carlitos Basombrío (1) se arañe por la red del pajarito sin darse el trabajo de comparar las diversas ediciones y sus sesgos. Total, si el trabajo nunca mató a nadie ¿para qué se va a arriesgar Carlitos?

Ahora, si a eso le agregamos que la mayoría de figuras mediáticas y población en edad pulpín está de acuerdo, o ni les va, ni les viene (¿Unión Civil? ¡Ya que chu!), deberíamos preguntarnos, ¿por qué pasa esto?, ¿qué se ha perdido en el curso de la última historia?

La estrategia Pro Gay a lo Macklemore (2)

Al revisar las publicaciones pasadas del Movimiento Homosexual de Lima (MHOL), en especial las que tienen más de cuatro años de antigüedad, uno puede encontrar numerosas pistas al respecto. Todo el lenguaje es revelador ya que muestra la estrategia rosa en sus primeros intentos de salir fuera del clóset político. No hay pirotécnicos que reventar para discursos tipo “Firework” (3), no hay habitaciones disponibles para temáticas dignas de “En un cuarto casi rosa” (4), no hay el mismo amor para narrativas almibaradas a lo “Same love” (5). No. Todos los artículos y publicaciones están escritos en clave de derechos, protección y beneficios legales. Sus escritorxs elaboraban discursos combativos en los que se insistía en la pelea por la conquista de sus pretensiones jurídicas y aceptación social.

Era obvio que esa estrategia no funcionaría -como efectivamente ocurrió-, por lo que tuvieron que prestar atención a las características esenciales del momento histórico en el que todavía nos hallamos estreñidos: el postmodernismo relativista (Ratzinger)… la sociedad líquida (Bauman)… la era del vacío (Lipovetsky). ¡Bingo!

Es en esta época de “pensamiento débil” y nihilismo cuando los debates sociales más peliagudos no se ganan con argumentaciones racionales fuertes –como la defensa del matrimonio desde la antropología y la metafísica-, sino más bien desde los discursos sentimentales y sensibleros que apelan más a las emociones y a la retórica.

En este sentido el tema “Same love” de Macklemore es paradigmático ya que muestra a la perfección el cambio del marco de discusión sobre lo que es un matrimonio y una familia, que pasó de un lenguaje de derechos y reivindicaciones, a otro que apela al “amor”, la “igualdad” y la “felicidad”. Si cualquiera de nosotros empezara a debatir desde este nuevo marco, ¿quién sería tan hijo de puta como para oponerse al “amor”, a la “igualdad” y a la “felicidad” entre dos personas?

De pronto la racionalidad y objetividad de las uniones naturales, basadas en el discurso de la conyugalidad, el sexo y la procreación han sido superadas ventajosamente por el sensiblero -pero altamente efectivo-, discurso centrado en la retórica del “amor, la igualdad y la felicidad”. Es lógico que oponerse a este nuevo discurso es ir a perdedor ya que uno quedaría como un estúpido Cupido, presumido torpe que no tienes agallas, que dice mentiras baratas y que no sabe cómo es que se trata a un chicx como él… ella… ello… hummm… lo que fuere.

Veamos algunos ejemplix:

- “El amor y la unión no se mendiga, se exige” Rodrigo González (Peluchín)

- "Yo creo en el amor, creo en la pareja, en tener una relación” Ricardo Morán

- “…el hecho de que personas del mismo sexo vivan su amor y su proyecto de vida, no afecta el derecho de ninguna otra pareja en la sociedad peruana” Carlos Bruce

- “Perú, el amor es amor, igualdad para todos” Ricky Martin

Veamos ahora algunos mensajes de pancartas que se han multiplicado en sus marchas y en los medios siguiendo esta estrategia comunicativa:

¡Voilá! ¡el nuevo marco de discusión!

En este nuevo marco se inocula la idea correcta de que "amar no es un delito"

Y si eres súper fresa pues tu pancarta anime ¡es la voz!.

Para muestra un botón. Estos ejemplos implican la obviedad de calificar a los adversarios ya no solo como “homofóbicos” sino también como gente que “odia”, “humilla” y “menosprecia” solo por el hecho de no estar de acuerdo con la Unión Civil. Fail!!! 

¡Ojo de loca no se equivoca!, ¡la emoción es tendencia!

En esta época de nuevas sensibilidades, hay que enseñar a las personas a pensar con (en el sentido de junto a) las emociones. Siendo los más jóvenes los más susceptibles a la publicidad emotiva, al marketing romántico y al desborde de las pasiones, no sorprende para nada que entre los nacidos después de los ochentas la aprobación hacia la Unión Civil sea mayor. Temas como “Same love” captura perfectamente lo que ellos gustan para hacerlo suyo, por lo tanto la campaña por la Unión Civil buscará implicar a más gente joven en el plano netamente emocional.

Si los disidentes del proyecto de Unión Civil creen que solo basta con vencer a base de argumentos puramente racionales y académicos, entonces la batalla se seguirá perdiendo en los medios con el agregado de verse antipáticos. Esto debe evitarse, ya que no importa cuán verdadero sea el mensaje pro familia, si es que te ven como alguien antipático ninguna de tus razones será escuchada y menos interiorizada.

Un pulpín limeño promedio se dejará convencer más fácilmente por lo que digan sus estrellas televisivas favoritas, por las letras de las canciones más pajas, y el speech de los amigos bacanes pertenecientes a un colorido colectivo de marras.

La fórmula es sencilla: ver – sentir – cambiar.

Estrategias a tomar en cuenta

1.- En los debates se debe elegir correctamente el marco de discusión evitando partir de la viscosa fórmula emotiva pro gay. Nunca debemos olvidar que en todo acto de comunicación intervienen a la par la razón y la emoción por lo que nunca se debe caer en el golpe bajo ni en la iracundia. Una correcta argumentación racional del modo más empático posible marcará la pauta del cambio social que queremos.

2.- El testimonio y la ejemplaridad de vida junto a la empatía de los disidentes debe ser muy notorio ya que así nuestro mensaje elevará el clima emocional de nuestras interacciones cotidianas. Por ejemplo, ¿a quién se le hará más caso?, ¿al argumento de Juan Pérez, hombre joven y felizmente casado a quién ven y conocen personalmente o al argumento del televisado Beto Ortiz quién no tiene ningún empacho para decir que quiere que se apruebe la ley de Unión Civil pero no para casarse ya que él prefiere el “amor libre” (entiéndase como promiscuidad)? ¿A quién se le tomará más en serio?, ¿al argumento de Roberto Hernández, trabajador ejemplar y confiable de su empresa o a los argumentos de los mediáticos Rodrigo González “Peluchín” y Magaly Medina cuyos trabajos resumen todo lo que puede considerarse como “Televisión basura”?, ¿a qué amigos finalmente creeré, a los que forman parte de una parroquia o iglesia evangélica y que todos los fines de semana hacen labor social con madres adolescentes y drogadictos en rehabilitación o a los que quieren que se apruebe la Unión Civil pero también el aborto y la legalización de las drogas?

3.- Mostrar las contradicciones de sus discursos, porque mientras que por un lado el pensamiento de izquierdas y de derecha liberal apoya la Unión Civil y la consecuente equiparación con el matrimonio (Matrimonio igualitario), por otra denuesta una y otra vez a la familia, a las uniones estables y al matrimonio calificándolas de "obsoletas" y "retrógradas". ¡Uy sí, Uy sí!

4.- Visibilizar y darle voz a los miembros de la comunidad homosexual que no están de acuerdo con la Unión Civil, como es el caso del misteriosamente silenciado Carlos Cacho y la mayoritaria población de travestis de pueblo quienes vienen siendo discriminados descaradamente por la campaña publicitaria en favor de la Unión Civil que ha invisibilizado sus rostros y expresiones. Cálculo político “dicen”. Desprecio “digo”. El ejemplo de los afamados Domenico Dolce & Stefano Gabbana es clarificador. 

5.- Realizar una campaña organizada en nuestro entorno inmediato, sobre todo en los indecisos siguiendo la línea del punto 2. 

6.- Comprometer a más personas a que intervengan en las redes sociales desde sus profesiones, historias y testimonios, así como hacerlo del modo más creativo proponiendo metáforas, eslóganes y memes ingeniosos. Creo que la inmensa mayoría de jóvenes pro familia lideraría esto de modo imbatible tal como se está realizando en Francia a través del movimiento "Manif pour tous". 

EN FRANCIA SE CANSARON DE  ESTAS LEYES. "MANIF POUR TOUS" 

__________________________

(1) Carlos Basombrío es un sociólogo de la ex PUCP, especializado en seguridad ciudadana, derechos humanos y democracia y autor de diversas publicaciones en esos temas. Escribe desde hace cuatro años una columna política -dos veces por semana-, en el diario Perú 21, desde donde ha llegado a afirmar que ese diario ha sido neutral en la cobertura del tema a pesar de los sendos titulares pro gay y la indiferencia ante la multitudinaria Marcha por la Vida 2015. Una joyita de la “imparcialidad” ideológica.

(2) Macklemore cuyo verdadero nombre es Ben Haggerty, es un rapero y músico estadounidense que consiguió la fama y el apoyo inmediato de la industria por su tema “Same love”, una canción abiertamente pro gay que apela más al sentimentalismo que a otra cosa. Coincidentemente este rapero poco conocido y que escribe letras tan profundas como: Now walk into the club like "What up? I got a big cock!" Traducción: Ahora entro en el club diciendo "¿qué pasa? ¡Tengo una pinga enorme!" (Tema: “Thrift Shop” del Álbum “The Heist” – 2012), fue apadrinado por la famosa presentadora norteamericana Ellen DeGeneres quien le dio la exclusiva en su sintonizadísimo programa para lanzar a los medios la canción “Same love”. ¿Habrá tenido que ver que ella es lesbiana y activista pro gay? 

(3) “Firework” es una canción pro gay interpretada por la afamada cantante Katy Perry quien curiosamente escribió este tema después de abandonar sus raíces cristianas protestantes. Katy Perry, cuando todavía era Katy Hudson, fue cantante de música góspel por seis años.

(4) “En un cuarto casi rosa” es una canción pro gay interpretada por la conocida interprete italiana de baladas Laura Pausini. ¿Alguna novedad más allá de la melcocha sensiblera? Ninguna.

(5) “Same love” es el promocionadísimo tema del rapero norteamericano Mecklemore que se caracteriza por mostrar un mensaje sentimental y edulcorado con argumentaciones encuadradas dentro de lo que se llama “pensamiento débil”, como por ejemplo, cuando menciona la palabra Dios pero no para definir a un Quién auto trascendente sino para referirse a todo lo que hace “feliz” a cualquier persona, en este caso, al deseo homosexual (subjetivismo de la mala).

Lea también:

¡UNIÓN CIVIL YA!... NO

¿ES "leyenda" CARLOS BRUCE?

EL PROBLEMA DE LA ARGUMENTACIÓN EN CONTRA DE LA UNIÓN CIVIL

LA UNIÓN CIVIL SEGÚN BULLARD

UNIÓN CIVIL EN EL PERÚ


Escrito por

ALDO LLANOS MARÍN

Disfrutando del placer de buscar y alcanzar la verdad.


Publicado en

La dictadura del relativismo

Analizando el origen, sentido y finalidad de esta sin razón disfrazada de intelectualismo.