no tenemos planeta B

DIBUJOS ANTIGUOS QUÉ TAN BUENOS MOMENTOS NOS HICIERON PASAR

¿DIBUJOS ANIMADOS?… ¡¡¡LOS DE MIS TIEMPOS!!!

¿Qué sería de ellos en manos de guionistas actuales?

Se toma por necios a aquellos que dicen lo que todos pensamos.

Dicho popular

Publicado: 2014-03-04

Esta última semana he estado más nostálgico que de costumbre, tal vez por los bonitos atardeceres con sol de los últimos días, intercalados con los tonos grises de las primeras horas de la mañana, pero sea lo que fuere, me gusta mirar el cielo, aquella bóveda celeste o negra (dependiendo de la hora), preguntándome sobre mí y sobre el inagotable misterio que significa nuestro devenir en el tiempo. Estaba en esas un día de semana por la tarde en un “paradero” de bus, cuando me puse a mirar detenidamente las caras de los que esperaban su combi allí y de los que estaban en la acera de enfrente, tratando de adivinar que pasaría por sus mentes, que alegrías o tristezas estarían rumiando o si pensaban en ese alguien que estaría esperándolos en casa, cuando de pronto, se paró a mi lado una mujer con su hijo de aproximadamente cuatro años (no más) por lo que inevitablemente bajé la mirada y cruce vistas con el “mocoso” que sin perder el tiempo sonrió, así que hice lo mismo devolviéndole el "cariño". Noté que el chico tenía un muñeco agarrado con su mano izquierda, mientras que la mano derecha estaba agarrando la mano de su madre, pero cuando miré aquel muñeco, el niño dejó de sonreír lo escondió adelantando y elevando su hombro derecho. Pude ver que era uno de esos muñecos de la serie de MTV "Happy tree friends" así que sonreí a la madre por cortesía y me puse a ver otra cosa. 

Dio la casualidad de que los tres subimos a la misma combi, y al subir y reparar en lo casi lleno que estaba, tuve que cederle el único asiento libre que quedaba por lo que la mujer ofreció llevar mi maleta junto a su hijo. No recuerdo en que estaba pensando cuando me distrajeron los ruidos que hacía el niño jugando con el muñeco, ¿qué hacía?, pues le daba de golpes contra el respaldar del asiento contiguo mientras emitía una risa extraña... ¿What?, me pregunté agachando la cabeza, y vi que el niño tenía el ceño fruncido y con cara de disfrutar la destrucción del infortunado juguete. En ese momento recordé cuando tenía la misma edad y mi madre me llevaba en su regazo en la linea 45, la cual todavía existe, pero yo jugaba con otro muñeco: Un Topo Gigio. Lo curioso es que no recordaba haber simulado violencia con mi Topo Gigio, al menos no con inusitada vehemencia, es más, en mis juegos infantiles siempre recreaba diálogos bastante corteses tal vez repitiendo las cortesías que escuchaba en las novelas que mi madre veía o en las películas de vaqueros que mi padre disfrutaba además de escuchar la edificadora solvencia del lenguaje que los programas infantiles de la época procuraban dar. Estas eran épocas en las que los niños eramos "formados" por el gran "Tío Johnny", y las “tías” Yola Polastri y Mirtha Patiño, épocas en las que la Warner Brothers y Hanna Barbera creaban verdaderos clásicos, épocas en las que Disney era realmente Disney.

Pero ya volviendo a estas épocas, queda claro que el avance de la tecnología también ha irrumpido en la producción de los dibujos animados contemporáneos, lo cual es una magnífica oportunidad de emitir programas de una gran calidad visual pero que siempre deberían estar subordinadas a un guión apropiado, divertido pero formativo, dinámico pero lleno de contenido y sentido, y nunca por nunca relativista ya que sus principales usuarios son los niños. Por ejemplo, los dibujos animados de hoy en día:

1.- Tienen la espectacularidad de los diseños computarizados en 3D.

2.- Poseen una policromía preciosista.

3.- Los personajes son más rebuscados e “imaginativos” (aunque ya empiezan a verse roles no definidos plenamente)

4.- Cuentan con canales propios por televisión por cable, en los cuales se pueden ver dibujos las 24 horas del día ininterrumpidamente.

Mientras que los dibujos animados de mis tiempos pueriles:

1.- Estaban “dibujados” en una sola dimensión (el plano), teniendo en cuenta las originales escenas en perspectiva.

2.- Sus colores no eran tan diversos pero se resaltaban los paisajes de fondo y los primeros planos, siempre al servicio de los diálogos o sea al servicio de lo más importante.

3.- Sus personajes tenían roles bien definidos, por ejemplo, el malo era malo y el bueno era bueno, el hombre era muy masculino y la mujer muy femenina.

4.- Sólo se daban en una tanda horaria, por ejemplo en los canales 4 y 5 esta tanda empezaba a las ocho de la mañana y terminaba a las once justo antes del programa de cocina de Teresa Ocampo y de "Un mensaje a la conciencia" del hermano Pablo, en otras palabras, el horario nos enseñaba que todo tenía su momento.

5.- En cuanto a los contenidos y diálogos, ni hablar, los dibujos de ahora son un canto a la pobreza de fundamentos (morales sobre todo) que todo niño debe incorporar desde sus primeros años de vida consciente. En la actualidad y salvo contadas excepciones, más importan las imágenes, llenas de colores y de cambios repentinos, que los guiones escritos con un claro sentido formativo. Basta observar dibujos animados tales como "South Park", "Family Guy", "Happy tree friends", Catdog", etc., como para darnos cuenta del cambio sucedido en estos años, fiel reflejo de una sociedad que hace rato empieza a oler a podrido, cortesía de la dictadura del relativismo.

Esos fueron los dibujos que vieron muchos niños de ayer, jóvenes de hoy con serios problemas formativos, en los que los dibujos animados antes mencionados, ya no suman sino restan. En clara contraposición, los dibujos animados de antaño, a pesar de las limitaciones que pudieron tener, ayudaron a muchos niños a tener las cosas un poco más claras, sobre todo cuando de educación de la conciencia se trata, por lo que en esa combi de pronto me surgió una pregunta: ¿Qué hubiera pasado si los dibujos animados de mi época hubieran sido producidos en ésta época? Hagamos pues un breve ejercicio mental:

LOS PICAPIEDRAS.- 

Cómo eran antes: 

1.- A pesar de los problemas, Pedro y Vilma como Pablo y Betty, nunca se divorciaron.

2.- El consumo de licor era casi inexistente en Piedradura (a no ser por el jugo de cactus fermentado), precisamente por ser una serie familiar y que podía ser vista por niños.

3.- Pedro es presentado como un jugador de bolos y excedido en el comer, pero es un buen marido y excelente padre.

4.- Pablo y Vilma decidieron adoptar un niño, Bam-Bam, al no poder tener uno por si mismos demostrando amor y generosidad.

Como serían hoy:

1.- Pedro y Vilma se hubieran divorciado argumentando "incompatibilidad de caracteres", porque ese es “su derecho”.

2.- Pedro y Pablo serían alcohólicos, fumarían marihuana y visitarían nights clubs, porque eso es “pasarla bien”, total ¿no tienen ese derecho después de trabajar muy duro?.

3.- No tendrían hijos porque el empleo en la cantera es muy duro y no pagan bien, por eso ellos se “cuidarían” con preservativos y otros métodos anticonceptivos porque “son responsables”.

4.- Pablo le hablaría de mujeres a Bam Bam y posiblemente lo incitaría a “debutar” ya, porque es un papá “moderno” y no "cucufato".

5.- Pedro y Pablo tendrían una relación homosexual, total, si exigiríamos que censuren esas escenas, estaríamos pisoteando el “derecho” de la opción sexual de las “minorías discriminadas”.

TOPO GIGIO.- 

Cómo era antes: 

1.- Hablaba siempre y le cantaba a la felicidad.

2.- Se le “caían los ojos” cuando le daba vergüenza, es decir, evidenciaba conciencia moral.

3.- Decía: “A la camita…a la camita” cuando ya eran las 8 de la noche señalando que debíamos acostarnos evidenciando la virtud del orden. 

4.- Cuando hablaba con su contraparte humana sobre historia, lenguaje o matemáticas (algo que desapareció por completo de los programas infantiles de hoy), se preocupaba en dar la respuesta con su clásico: “¡¡¡Lo dije yo primero, lo dije yo primero!!!”. Eso daba a entender que estudiaba y eso era motivo de júbilo.

5.- Hablaba muy bien de su papá y del buen ejemplo que siempre le daba resumido en su frase: “Quiero ser como mi papá”.

6.- Decía siempre ser un "ratoncito pacífico".

7.- Rezaba a Dios y a “San Peppino” (una rareza en los dibujos animados de estos tiempos).

Como sería hoy:

1.- Sería emo.

2.- Sería una “rataza”.

3.- Contaría sobre sus juergas, “bombas” y amanecidas porque sólo si pasa eso, uno se divierte “de verdad”.

4.- Respondería estupideces y haría idioteces a lo “Jack ass” porque estudiar, ¿estudiar?, nooo eso es para los “monses”.

5.- Hablaría de su papá como un tipo “cool” que gana mucha plata, con cuatro divorcios encima y que se “levanta” a las flacas más “buenas” en su carrazo porque es “exitoso”.

6.- Participaría en los “Celebrity death match” de MTV.

7.- No rezaría a nadie ni creería en nada porque “hay que respetar la susceptibilidad de los que no son creyentes”.

LOS THUNDERCATS.- 

Cómo eran antes: 

1.- Es la pelea entre el bien (los Thundercats) y el mal (los Mutantes y Mumm ra) en la que siempre gana el bien (como es y debe ser siempre).

2.- Se exalta el honor y la virtud como modo de vida de los Thundercats frente a los desarreglados Mutantes.

3.- Mumm ra es malo precisamente porque quiere el poder a través de la invocación a los “antiguos espíritus del mal”.

4.- Jaga, el más viejo de todos, muere en un acto heroico para salvar al resto de los Thundercats pilotando la nave espacial que los transportaba desde Thundera (su planeta de origen) hasta el límite máximo de su resistencia, para así llegar al tercer planeta.

5.- A pesar de la atracción entre Tigro y Cheetara, se respetaron mucho durante toda la serie.

Como serían hoy:

1.- Sería una pelea por trivialidades (mostrando quién tiene más poderes o es más popular) porque no se definiría quién es malo y quién es bueno. Por el relativismo de las conductas y la moral, se argumentaría que “todo acto bueno debe tener algo de malo” y que “todo acto malo debe tener algo de bueno” por lo que no habría que ser “fundamentalista”.

2.- Se exaltaría las juergas, el “chongo” y el relajo como la única expresión vital de vida.

3.- Mumm ra no sería malo, sería simplemente un “espiritista” que puede tener su programa en canal Infinito, hablando con los muertos o practicando la quiromancia en “Otro plano”.

4.- Jaga exigiría que le practiquen la eutanasia porque como está viejito ya no está para “sufrimientos”.

5.- Tigro embarazaría a Cheetara y decidirían abortar porque “podrían truncar su futuro televisivo” y ella estaría en su “derecho” porque es “su cuerpo”.

POPEYE.- 

Cómo era antes: 

1.- Es un buen marinero, patriota y excelente cumplidor del deber. Ayuda a los más débiles de los abusivos personificados en su enemigo Bluto.

2.- Es un buen tío con sus sobrinos: Les inculca el orden y la disciplina.

3.- Es muy respetuoso con Oliva.

4.- Obtiene sus poderes al comer espinacas, justamente un vegetal muy nutritivo que a pocos niños les gusta comer, pero que gracias a la serie, su consumo le causó menos problemas a muchas mamás del mundo.

Como sería hoy:

1.- Sería un marinero que masacra musulmanes en medio oriente sin sentir mayor culpa.

2.- Sería un tío “moderno” que permite todo y que deja que sus sobrinos hagan lo que les dé la gana, ¿qué buen tío, no?

3.- Sería súper faltoso con Oliva porque eso daría más rating.

4.- ¿Espinacas?, ¿cuál espinacas?… marihuana oyeee ¡¡¡marihuana!!! ya está legalizada en varias partes y de ahí saca sus poderes.

5.- ¿Espinacas?, guácala, que “cholo”, ahora Popeye debe comer en Mc Donalds y tomar Pepsi Diet para después tomar un cafecito en Starbucks y comer ”nutritivas” donas en Dunkin donuts. Auspicios son auspicios. 

6.- Se inyectaría hormonas y esteroides porque él no está para “perder el tiempo con largas rutinas de ejercicios”.

_________________________________________________________________________________

Bueno la lista sería larguísima y me tardaría más tiempo haciendo comparaciones, pero lo que quiero queridos amigos, es que seamos un poco más inteligentes para darnos cuenta de que muchas veces la palabra “modernidad” no significa necesariamente “mejora” sino en tiempos de relativismo moral, subjetivismo e individualismo indiscriminado, significa todo lo contrario.

Ahora les pregunto: ¿Eran mejor los dibujos animados de antes?, ¿porqué?


Escrito por

ALDO LLANOS MARÍN

Disfrutando del placer de buscar y alcanzar la verdad.


Publicado en

La dictadura del relativismo

Analizando el origen, sentido y finalidad de esta sin razón disfrazada de intelectualismo.